Para Escuchar

lunes, 28 de septiembre de 2009

En el insomnio

"Hoy te arrancaré de ese escondite una sonrisa..."
Nacho F. Goberna, La Dama se Esconde



Tantas veces estuve a punto de llorar. Tantas veces lloré...
Quizá sólo una vez esa pena nos domina el alma,
la cuerda se rompe en un latigazo seco y se hace el silencio.
Sólo una vez permitimos que la vida pare
y el mundo siga girando sin nosotros.
Sólo la primera vez
y pensamos que ya estamos preparados para la muerte.

Es difícil saber que el momento llegará y esperar callados,
sólo esperar...
Nos abandonan en medio del camino
y el vacío nos atrapa en sus redes
como a un náufrago la inmensidad del mar.
Es duro encontrar en el peor de los días que la vida se fue.

Hoy la cicatriz arde y a veces oculta la voz.
Tengo una sonrisa congelada en los labios
y lágrimas abrasando los ojos.
Hoy me escolta el silencio.
Ahora siento más la ausencia
y descanso en los recuerdos que cubren de sal esta herida.

Es complicado encontrar paz
mientras camino en la cuerda floja
con los ojos hundidos porque el sueño no llega.
Necesito tiempo,
un pequeño aliento y creer...
regresar a las palabras y a la risa.

(Soy incapaz de saber que un amigo sufre y seguir, me contagio de sus emociones y luego intento escribir. Me esfuerzo en comprender y sobre todo en hacerles saber que estoy ahí...)

5 comentarios:

  1. Eso se llama "empatía" y, sobre todo, "amistad". Yo te felicito por el poema y te agradezco las muchas veces que he sentido tu empatía y tu amistad. Luz

    ResponderEliminar
  2. Aunque a veces parezca que estoy en "mi mundo", los que me conocen saben que no es así.
    Gracias Luz, un besazo

    ResponderEliminar
  3. Me gusta,sabes que entro y te leo aunque
    nunca me he atrevido a comentar nada,ya sabes
    lo mucho que me cuesta escribir... pero bueno
    hoy estoy asi... un besazo .

    ResponderEliminar
  4. Tristona te veo. Anímate, preciosa.

    Tu poema tan bello como tú.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Hola Pepa.
    Me encanta que por fin te hayas decidido, muchas gracias.
    Y ya sabes, ¡arriba! siempre...
    Un besazo

    Ana, estoy genial, no te preocupes. Este poema no refleja mis sentimientos.
    Un besazo y como siempre, gracias por tu visita y tus palabras.

    ResponderEliminar